Dermatitis Atópica

La palabra eczema se utiliza para describir un tipo de lesión pruriginosa de la piel con eritema (roja), vesículas, escamas. Existen varios tipos de eczemas : dermatitis atópica, eczema seborreico, eczema de contacto, eczema numular. En este caso nos referiremos al eczema atópico.

Dermatitis atópica:

La Dermatitis Atópica (DA) es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que evoluciona por brotes.
Forma parte de un grupo de enfermedades alérgicas, integrado además por la rinitis alérgica, el asma extrínseco, la conjuntivitis alérgica y algunos tipos de alergia alimentaria.
La DA es un transtorno frecuente y de distribución mundial, no habiendo estudios concluyentes en nuestro país, se aceptan los datos internacionales que hablan de un 10 a un 15% de niños afectados de DA . De éstos el 50% se desarrolla antes del primer año de vida y el 87% antes de los 5 años.
Un alto porcentaje de estos pacientes mejora al llegar a la pubertad
El carácter crónico y la falta de terapéutica satisfactoria afectan en gran medida la calidad de vida de los pacientes y su grupo familiar
La marca distintiva de la dermatitis atópica es la sequedad de la piel, responsable en gran medida del prurito, y los signos clínicos asociados son el eritema (enrojecimiento), la formación de papulovesículas y los cambios secundarios como alteraciones pigmentarias, erosiones y liquenificación (engrosamiento con aumento de los pliegues y alteraciones pigmentarias).

¿Quienes pueden tener dermatitis atópica?

La dermatitis atópica se presenta con mayor frecuencia durante la primera infancia, y debido a su evolución crónica va adquiriendo distintos aspectos de acuerdo a la edad del paciente ;  se la divide arbitrariamente en tres fases; la fase del lactante que se extiende hasta aproximadamente los dos años de vida, y se caracteriza por placas eritematoescamosas que suelen aparecer luego del tercer mes y se localizan en mejillas, abdomen, cuero cabelludo y superficie extensora de las extremidades.
La fase infantil de la dermatitis atópica se caracteriza por la aparición de pápulas que se unen formando placas en la zona de flexión de las extremidades, cuello, muñecas y tobillos. Las lesiones son muy pruriginosas; a consecuencia de esto se observan escoriaciones y liquenificación.
En los adolescentes y adultos las lesiones se localizan en el dorso de las manos, párpados superiores y zonas flexoras de las extremidades. Pueden verse pacientes con dermatitis aislada de las manos.

¿Cómo se reconoce la dermatitis atópica?

Una erupción pruriginosa con las características que acabamos de describir, más una historia familiar de alergias generalmente indica una DA.
Diagnóstico y tratamiento temprano y adecuadamente instituído por el especialista puede redundar en la mejoría de la calidad de vida de los pacientes y aún el acortamiento del plazo de la enfermedad.

Algunas preguntas

¿Pueden las comidas desencadenar un brote de DA?

Si bien  es frecuente que los padres realicen dietas restrictivas en los niños con DA, es muy raro que la DA esté relacionada con la alimentación. Salvo en casos excepcionales en que la relación entre el empeoramiento de los síntomas y algunos alimentos sea muy clara no se deben realizar dietas de eliminación en los niños con DA, ya que sumamos otro elemento de discomfort a la patología que de por sí es molesta.

¿Las condiciones ambientales tienen relación con la evolución de la DA?

Los factores ambientales no tienen un rol preponderante en el desarrollo de la DA, si bien en algunos casos el polvo ambiental, almohadones, alfombras, juguetes de peluche, pueden
influir en la evolución de la patología.

¿Qué se debe hacer para tratar la DA?

El tratamiento de la DA debe ser realizado por el especialista, quien indicará de acuerdo a las características de cada paciente los tratamientos que considere adecuados para disminuir el prurito, eritema, y demás lesiones que ocasiona la DA.
Se recomiendan medidas generales como ropa de algodón, , cremas humectantes, las cuales también serán indicadas por el especialista, evitar los baños prolongados y con agua muy caliente.
El dermatólogo podrá prescribir de considerarlo necesario cremas con corticoides para usar localmente y antihistamínicos por vía oral para disminuir el prurito. En algunas ocasiones pueden llegar a ser necesarios antibióticos tanto locales como por boca cuando las lesiones están infectadas.
Deben evitarse la utilización de corticoides por vía oral.

¿Se puede controlar la DA?

Es muy importante resaltar que la dermatitis atópica es una entidad muy frecuente la cual bajo control del especialista con el tratamiento adecuado suele ser bien controlada.