Herpes Simple y Zoster

Herpes es el nombre de una familia compuesta por aproximadamente 50 virus diferentes, que tienen en común la capacidad de producir una infección, quedar en estado de latencia y tiempo después despertarse y producir infecciones recurrentes.

Herpes simple

La acción de los virus herpes causa vesículas y dolor principalmente alrededor de la boca, nariz y genitales, ocasionando episodios recurrentes.

¿Existe más de un tipo de virus  herpes simple?

Existen dos tipos, el tipo 1 que afecta más comunmente labios, boca, nariz o mejillas. En general se adquiere en la infancia a partir de familiares y amigos, a través del beso, o por compartir toallas o utensillos. A los dos a veinte días del contacto aparecen vesículas traslúcidas agrupadas en racimos, el brote se acompaña de ardor que incluso precede a la aparición de las lesiones. El episodio dura de siete a diez días. Luego de este episodio inicial, el virus migra a las células nerviosas y permanece en estado de latencia. situaciones de stress, fiebre, menstruación, exposición solar, etc., pueden despertar al virus y originar nuevos episodios en el mismo lugar de la primera vez, estas recurrencias suelen ser más leves que la primera y pueden recurrir con un periodo de semanas, meses, o no ocurrir nunca.
El tipo 2 causa en general infecciones genitales, en general se adquiere en la vida adulta por contacto sexual. Genera el mismo tipo de lesiones y el mismo patrón recurrente a veces desencadenado por las relaciones sexuales.

¿Cómo se diagnostican las infecciones por herpes simple?

Frecuentemente las infecciones por herpes simple son tan típicas, que no es necesario ningún estudio de laboratorio para confirmar el diagnóstico. En los casos que generan dudas puede ser necesario raspar una lesión y mirarla al microscopio o efectuar un estudio de anticuerpos.

¿Cómo se tratan?

Se tratan con antivirales tópicos o por vía oral.

Situaciones especiales
Si una mujer embarazada presenta un herpes genital activo en el momento del parto, puede transmitir el virus al hijo cuando este atravieza el canal del parto. Si el herpes está inactivo en el momento del parto, no hay riesgo de contagio.
Una situación de cuidado es el compromiso del ojo por una infección herpética de la córnea, se denomina queratitis herpética y requiere la rápida consulta al oftalmólogo.
Pacientes que presentan enfermedades graves que disminuyen las defensas o los pacientes trasplantados, pueden presentar infecciones herpéticas diseminadas, con riesgo para su vida.

Herpes Zoster

El virus varicela zóster se caracteriza por ocasionar en su primer contacto la varicela, luego de curada el virus se retira a algunas células nerviosas del organismo, luego de años puede reactivarse y dar lugar al zóster, conocido vulgarmente como culebrilla.

¿Cómo se manifiesta el zoster?

El primer síntoma es la aparición de dolor quemante o hipersensibilidad en un área de la piel, que comienza uno a tres días antes de la aparición de las lesiones cutáneas. La erupción consiste en vesículas, que luego se rompen y se transforman en costras. Estas lesiones se distribuyen siguiendo la trayectoria del nervio donde el virus había estado en estado de latencia. Las lesiones de la piel persisten durante dos a tres semanas, el dolor persiste más tiempo.

¿A qué edad aparece?

Ocurre más frecuentemente después de los cincuenta años, pero puede aparecer a cualquier edad.

¿En qué lugar del cuerpo aparece?

Lo más frecuente es que comprometa el tronco. Otra localización posible es la cara, en este caso hay que tener cuidado con las lesiones que comprometen la zona ocular, ya que puede haber daño definitivo del ojo.

¿Es contagioso?

El contacto con un paciente afectado de zóster no va a contagiar un zóster, pero si puede desencadenar una varicela en quien no la tuvo.

¿Cuáles son las complicaciones?

La sobreinfección bacteriana de las lesiones.
La persistencia del dolor durante meses o años, que es conocido como neuralgia post herpética.
Puede ocurrir la diseminación del zóster, principalmente en pacientes con defensas disminuídas como en leucemias, linfomas, SIDA, etc.

¿Es tratable?

Sí, se utilizan antivirales por vía oral, analgésicos para calmar el dolor, compresas con antisépticos para evitar la  sobreinfección bacteriana.
Para el tratamiento de la rebelde neuralgia post herpética se utilizan medicamentos locales, analgésicos comunes y otros especiales.