Psoriasis

Es una enfermedad frecuente, la presentan aproximadamente dos de cada cien personas. Es más frecuente en personas que tienen antecedentes familiares de psoriasis. No es contagiosa.
Se observa como sectores de piel inflamada, enrojecida, con escamas. Los sitios más frecuentemente afectados son codos, rodillas, cuero cabelludo y región lumbar.
Su gravedad y número de lesiones es muy variable, en algunos casos es tan leve que el paciente no está enterado que padece la enfermedad. En otros casos puede comprometer sectores muy amplios de la piel. Los dermatólogos pueden ayudar aún en los casos más severos.

¿Por qué aparece la psoriasis?

Se desconoce la causa de la psoriasis. Estudios recientes han demostrado una anormalidad en algunos glóbulos blancos, que desencadenan la inflamación de la piel. La piel se renueva muy rapidamente, cada 3-4 días.
Pueden aparecer nuevas lesiones en sitios donde la piel se raspa, corta, o tras una quemadura de sol. También puede activarse por infecciones como anginas y algunos medicamentos. A veces puede empeorar en el invierno como resultado de la piel seca y la falta de luz solar.

¿Cómo se observa la psoriasis?

La psoriasis puede observarse con aspectos variables, estas diferencias pueden deberse al grado de la enfermedad, localización, forma y patrón de las lesiones. Para efectuar el diagnóstico el dermatólogo examina la piel, uñas y cuero cabelludo. En ocasiones puede ser necesario efectuar una biopsia de piel .
 La forma más común comienza con pequeños sectores rosados, que gradualmente se agrandan y se cubren de escamas. Algunas escamas se desprenden facilmente, otras cuando se las remueve dejan una superficie sangrante.
Los sitios más frecuentemente comprometidos son codos, rodillas, cuero cabelludo, tronco, miembros y uñas. Frecuentemente aparece en el mismo sitio a ambos lados del cuerpo.
Las uñas pueden expresar la psoriasis de distintas formas, desde simplemente hoyuelos a uñas engrosadas, que se deshacen y son muy difíciles de tratar.
La psoriasis invertida se observa en axilas, ingles, pliegues cutáneos, glúteos y genitales.
La psoriasis en gotas generalmente afecta a chicos y adultos jóvenes. Generalmente se presenta luego de una angina, como múltiples lesiones pequeñas similares a gotas rojas con escamas, que suelen desaparecer en semanas o meses, incluso espontaneamente.
Aproximadamente siete de cada cien pacientes afectados de psoriasis tienen también artritis, que afortunadamente no es muy severa en la mayoría de los casos. A veces la artritis mejora cuando la piel mejora.

¿Cómo se trata la psoriasis?

El objetivo es reducir la inflamación y enlentecer la rápida división celular. El tipo de tratamiento depende de la severidad, estilo de vida y la edad.
La exposición a la luz solar ayuda a la mayoría de los pacientes, pere deben exponerse con precaución, ya que la exposición excesiva puede empeorarlos.
Las dietas especiales no tienen efecto en controlar la psoriasis.
El dermatólogo puede indicar medicamentos para aplicar en la piel conteniendo corticoides, derivados sintéticos de la vitamina D, coaltar, o antralina. Pueden utilizarse en combinación con luz solar natural o luz ultravioleta. Las formas más severas pueden requerir medicamentos orales, con o sin tratamiento con luz. Los tratamientos con luz ultravioleta pueden administrarse en el consultorio dermatológico, un centro de psoriasis o un hospital.

Los tratamientos para psoriasis pueden eliminar las lesiones u ocasionar una gran mejoría, pero no existe un tratamiento que produzca una cura definitiva .

Tipos de tratamiento

Corticoides: las cremas, ungüentos y lociones con corticoides pueden eliminar transitoriamente las lesiones y mantener controlada la situación en muchos pacientes.
Deben utilizarse con cuidado y bajo control dermatológico. Sus efectos adversos incluyen atrofia de la piel, dilatación de vasos sanguíneos y cambios en el color de la piel. Si se suspenden abruptamente puede presentarse un empeoramiento importante de las lesiones. Después de meses de uso la psoriasis puede tornarse resistente a esta medicación. Los dermatólogos pueden inyectar corticoides en algunas lesiones resistentes. Estas inyecciones deben utilizarse pocas veces a fin de evitar efectos colaterales.

Coaltar: se utiliza en psoriasis desde hace más de cien años. Los productos modernos han mejorado mucho su olor y cosmética.

Antralina: este medicamento es de utilidad en el tratamiento de placas gruesas de psoriasis. Puede causar irritación y manchar la piel y ropas.

Vitamina D: la vitamina D clásica no tiene valor en el tratamiento de la psoriasis, pero existen derivados sintéticos como el calcipotriol y el tacalcitol que son beneficiosos para psoriasis localizadas, pueden ser utilizadas en combinación con otros tratamientos. Deben usarse cantidades limitadas para evitar efectos colaterales.

Terapia lumínica: la luz solar y los rayos ultravioletas frenan la rápida renovación de las células psoriásicas. Dado que ambas pueden causar envejecimiento cutáneo, daño ocular y cáncer de piel, este tratamiento debe efectuarse bajo control médico. Los pacientes con psoriasis extendida a todo el cuerpo pueden requerir tratamiento en cabinas especiales.

Consulte a su dermatólogo y no se automedique con exposiciones a luz solar o artificial

Método de Goeckerman: este tratamiento combina la utilización de coaltar y luz ultravioleta, se utiliza en pacientes con psoriasis severa. Se efectúa diariamente en centros especializados.

PUVA: cuando la psoriasis no responde a otros tratamientos o se ha diseminado, esta terapéutica es efectiva en el 80 - 90 % de los casos. Su nombre deriva de los dos factores que la componen psoralenos y rayos ultravioletas A . Los pacientes reciben un medicamento denominado psoraleno y luego son expuestos a una dosis cuidadosamente medida de rayos ultravioletas A (UVA). Para lograr la desaparición de las lesiones se requieren aproximadamente 25 sesiones durante un periodo de 2-3 meses. Para mantener controlada la psoriasis pueden ser necesarias 30-40 sesiones anuales.Dado que el psoraleno también es captado por los ojos, los pacientes deben utilizar anteojos que bloqueen los UVA desde el inicio de la sesión hasta la puesta del sol.
La utilización de PUVA durante periodos largos aumenta el riesgo de envejecimiento cutáneo y cáncer de piel. Por lo que debe controlarse cuidadosamente por el dermatólogo.

Metotrexato: es un medicamento anticanceroso oral, que puede producir una mejoría importante de la psoriasis cuando otros tratamientos han fallado. Dado que puede producir efectos colaterales importantes, principalmente enfermedades hepáticas, deben efectuarse periodicamente análisis sanguíneos y a veces biopsia de hígado.

Ciclosporina: es un regulador de la inmunidad que puede ser util en psoriasis. Dado que puede ocasionar efectos colaterales severos, principalmente renales, deben efectuarse periodicamente análisis sanguíneos y utilizarse bajo estricto control dermatológico.

Retinoides: son derivados de la vitamina A que pueden utilizarse solos o en combinación con luz ultravioleta. Los efectos adversos incluyen sequedad de piel, labios y ojos, elevación de las grasas séricas y formación de quistes óseos. No debe ser empleado en mujeres en edad reproductiva por la producción de malformaciones fetales. Debe controlarse de cerca por el dermatólogo.